viernes, 31 de octubre de 2008

SUPERVIVENCIA


SUPERVIVENCIA 

A veces me pregunto 
cómo sobrevivo en mi reducto doméstico, 
sonriendo estúpidamente al sazonar la cena 
(que no le falte sal a mis noches
porque vivo atiborrada
de pastillas para no soñar 
y a pesar de todo 
sigo soñando con él, 
aunque no recuerdo su cara, 
ni su voz, 
y sus lágrimas no son más que cristales ilusorios, 
estalactitas de ausencia 
perforando unos ojos 
cuyo color tampoco recuerdo). 
Me pregunto cómo subsisto 
con este agujero tallado en mi pecho, 
con la inquietud saltando, sudorosa, 
sobre la línea pura 
que divide mi espalda, 
con tantas preguntas recamadas de polvo 
y tantas respuestas punzantes 
rasguñando mi garganta. 

Todavía sigo soñando con él. 
Tiene la cara 
de todos los hombres que me amaron 
y la de ninguno. 
Y yo limpio vidrios, 
y me abrazo a una escoba intrascendente,
y sonrío, 
con mi estúpida sonrisa de hembra atrapada 
en un arrecife de pan y manteca 
y cenas preparadas sin esmero, 
porque la vigilia me perdona, a veces, 
y el olvido 
parece posible.

Arte: Ray Caesar 

martes, 28 de octubre de 2008

DECÍA PARA SIEMPRE


DECÍA PARA SIEMPRE



Decía para siempre. 

y señalaba el lado bueno de la vida: 

el cráneo del sol 

acuclillado en los bancos de la plaza, 

la realidad del alba, 

el paisaje singular de tus axilas. 



Decía para siempre 

y tendía una mesa imaginaria: 

aquí,  la porcelana del viento; 

allá, las piernas, 

hartadas de verano. 

Intoxicados el uno con el otro 

decíamos para siempre. 



Decía para siempre

y me dijiste nunca. 

A duras penas pude 

acomodar el cuerpo a la ausencia. 



Decía para siempre 

y mordía 

el frío espejo de mis lágrimas. 



Hoy no digo. 

En el aire revuela 

una jaula vacía 

(entonces yo era un pájaro mendigo). 

En los cajones respira, 

quedamente, 

el encaje de mis ancas 

(entonces yo amaba, 

entonces…) 



Quizás ya no existo.




domingo, 26 de octubre de 2008

CASTIGADO DE ESPALDAS POR CUPIDO... (DAVID LÓPEZ)



Castigado de espaldas por Cupido

a beberme la bilis y la hiel, 

estoy, en la provincia del olvido.



Encerrado en la torre de Babel,

esquivo, solitario, reprimido, 

y me fugo leyéndote, Raquel...
                            

DAVID LÓPEZ





domingo, 19 de octubre de 2008

HOMBRE LOBO ("MUSEO DE CERA")


                HOMBRE LOBO ("MUSEO DE CERA")                     

“Amor, murmuró la mujer, cerrando los ojos.
El lobo se echó sobre ella.
Amar es como morir lentamente.”
Stephen King, EL CICLO DEL HOMBRE LOBO



La luna
se asoma
al brocal del lobo
y cae,
cae en la ciénaga amarilla de sus ojos,
cae en las fauces
de perverso terciopelo,
cae  en las vísceras hirvientes.
Desde un cielo
abierto a dentelladas
la luna cae.
Cae
y yo grito


Arte: Werewolf”, Martin McKenna

5º Mención Poesía, XVI Certamen Nacional de Poesía “Los Poetas del Encuentro”, Villa Ballester, Bs. As.  (2007)

viernes, 17 de octubre de 2008

LA MOMIA ("MUSEO DE CERA")


LA MOMIA ("MUSEO DE CERA")



“La muerte golpeará a quien perturbe el sueño del faraón.”
Inscripción en la tumba de TUTANKAMON

  
En la hora  profética
la boca negra aúlla la condena;
la mueca,
por los siglos de los siglos,
amortaja
la paz de los sepulcros.
El pacto acrecienta
arenas férvidas,
silencia
los nombres de los muertos errantes.
El sueño de los dioses
no será perturbado impunemente.
En la hora admonitoria
el golpe,
feroz,
sorprende
la mala fe de los profanadores.



Arte: "The Mummy", Ron Lightburn


5º Mención Poesía, XVI Certamen Nacional de Poesía “Los Poetas del Encuentro”, Villa Ballester, Bs. As.  (2007)


miércoles, 15 de octubre de 2008

FRANKESTEIN ("MUSEO DE CERA")


 

                                    FRANKESTEIN ("MUSEO DE CERA")
 
“Vengaré todas las injurias que se me hagan, y si no puedo inspirar
amor, inspiraré terror.”
Mary Shelley, FRANKESTEIN
 
 
El hijo deforme
se barre
debajo de la alfombra,
se mastica
como un secreto obsceno.
El hijo deforme
camina
por la cornisa del odio,
rondando
la oscuridad de los otros:
teas,
azadas,
y la primera piedra.
Algo falló
en el momento sublime
de la creación;
algo avivó
la lucha insoslayable:
el hombre contra lo diverso,
el hombre contra lo distinto.


Arte: Chad Frye
 
5º Mención Poesía, XVI Certamen Nacional de Poesía “Los Poetas del Encuentro”, Villa Ballester, Bs. As. (2007)

lunes, 13 de octubre de 2008

DRÁCULA ("MUSEO DE CERA")


     DRÁCULA ("MUSEO DE CERA")

“...Y mientras  le observaba, sus  ojos  vieron  el
sol ocultándose, y la expresión de odio que había
en ellos se transformó en triunfo...”
Bram Stoker, DRÁCULA



La noche hinca
  sus colmillos sidéreos
  en el mórbido cuello
 del pecado original.
 
La noche gotea,
 pródiga,
 en el lecho
 de la más desnuda.

 La noche es
 un surco femenino
 malgastado en esperas.
 
El día florece
 como una estaca de luz
 clavada
 en la entrepierna de los amantes.
 
La noche se pudre
bajo la lápida
de las buenas costumbres.


Arte: "Red Haired Drácula", Tim Baron 

5º Mención Poesía, XVI Certamen Nacional de Poesía “Los Poetas del Encuentro”, Villa Ballester, Bs. As. (2007)      
                  

viernes, 10 de octubre de 2008

ÉSE ES EL HOMBRE


ÉSE ES EL HOMBRE



Ése es el hombre.

Ése es el hombre que amabas.

Una imagen que persiste en la memoria

fundada sobre las ruinas

de los relojes impugnados.

No tiene boca para decir siempre,

pero sus manos dicen nunca.

Ése es él,

despeñándose como una lluvia inmensa

sobre el ocio de tus días,

una flor que deshoja su tiempo

en los gestos mudos de tu cuerpo.

Ésa es su piel de alba amordazada

respirando

en la húmeda llanura de tus piernas,

un caldero de estrellas

quemándole los ojos

a las bestias del olvido.

Ése es su catálogo de máscaras:

la duna perpleja resistiendo

en la playa de tus ensoñaciones,

la fornicación de palabras coartando

el vidrio instintivo de tu garganta,

la fragua donde se forjan las cadenas

del pecado original.

Y esa risa,

con resabios de hielo,

con antepasados de animales colosales

remolcando sus ferocidades

en tus zonas prohibidas.



Todas las corrientes te arrastraron

hasta ese rostro

apadrinado por tu ternura.

Un llamado de arena

le dio alas

a la palpitación de tu naufragio.



Tu credencial de amor está vencida.

Ése es el hombre.

El que no te recuerda.

El que nunca se aleja de tu miedo.






martes, 7 de octubre de 2008

SIN DECIR Y EN CÍRCULOS


SIN DECIR Y EN CÍRCULOS



Claro.

Lo esencial es indecible.

Lo esencial nos arranca el abecedario.

No se puede tantear la palabra.

El espinazo del alma no se explica.

Está hecho de silencio.



Podemos apuntar el sexo corrosivo,

la saliva jadeante,

el amor como una bestia hiriente.

O redentora.

Podemos adherirnos al viento

y agitar lo que somos.

Encerrarnos en una jaula azul

para que el dolor no nos toque.

Atragantarnos con bilis, también,

tan fuera de la jaula.

Pájaros con náuseas,

que no son para nadie.

¿Quién querría hacerse cargo

de un animal lisiado?



Podemos hacer esto o aquello.

Desnudarnos o tomar el té.

Pero seguimos sin decir.

Muñecos de trapo con la boca cosida.

Muñecos de trapo entumecidos.



Esto no sale por la voz.



Nonata y recién nacida

escribo la muerte en círculos.

domingo, 5 de octubre de 2008

PIEDRA LIBRE


PIEDRA LIBRE 



Piedra libre 

para un corazón 

que no supo esconderse. 

Él fue profeta en su tierra 

de amapolas que estallaban 

con un fulgor de fuegos de artificio. 

Él infectó con coágulos urgentes 

la desasida hora del desierto. 

Jamás tuvo noticias de tu boca 

pero siguió besándote. 



Cuando asciende la marea hasta mis ojos 

y la fiebre abisma mis sentidos 

mi amoroso corazón sopesa 

la idea del suicidio. 

Pero la muerte no  alcanza 

para paliar las hemorragias de la ausencia. 



Mi corazón no quiere esconderse. 

Quiere herirte los ojos con su visión de estrellas. 

Quiere ser una piedra en el camino 

de los hombres que olvidan.






miércoles, 1 de octubre de 2008

ELLA, EN TU CABEZA



ELLA, EN TU CABEZA
 
 
 
Ella,
 
en tu cabeza,
 
manipulando
 
tus gorriones de viento,
 
presidiendo
 
la verborragia urgente
 
que gotea,
 
aceitosa,
 
sobre la lenta tajadura
 
de un adiós prematuro.
 
Ella,
 
en tu cabeza,
 
confundiendo
 
el olor de la sangre y el vino,
 
acicateando

demonios insepultos,
 
escupiendo las palabras sibilantes
 
que reptan
 
sobre la blanca desnudez
 
de tus papeles.

 Ella,
 
en tu cabeza,
 
monitoreando el grito
 
y la demencia.



 Ella,

la otra.




Arte: "Bitter Sweet (Detail)", Miss Led