viernes, 27 de febrero de 2009

TODO LO QUE VOY A HACER ANTES DE HACER LO QUE TENGO GANAS DE HACER


TODO LO QUE VOY A HACER ANTES DE HACER LO QUE TENGO GANAS DE HACER



Voy a escuchar un disco de “Los Beatles”, 

o a leer un librito de Stephen King, 

o a limarme las uñas. 

Voy a escribir un poema 

con palabras grandilocuentes 

(propedéutico, trebejo, megalómano) 

para sentirme un poquito mejor 

por ser tan sabia. 

O, mejor, 

voy a escribir un poema que nadie entienda, 

y le voy a enrostrar  a mis lectores 

su falta de sensibilidad. 

O, mejor todavía, 

voy a ser escandalosamente melosa: 

“Aquí estás, mi dulce amor,

tómame entre tus brazos…”



Voy a engordar la rutina 

comiendo bombones 

y mirando una estúpida novela en  televisión; 

he aquí la apoteosis del desamparo: 

una dama orillando los cuarenta 

comiendo bombones y mirando televisión 

(y sí, 

apoteosis es una palabra grandilocuente). 

Voy  a tejer un sweater, 

aunque no sé tejer, 

o a jugar con un gato,

o a tomarme el té a las tres,

a las cuatro y a las cinco, 

o a lustrarme las botas, 

o a refutar cualquier milagro a contramano.



Voy a masturbarme 

viendo “Nueve semanas y media” 

(yo quiero que me espose el Mickey Rourke del ’86, 

el del 2009 se lo dejo a mamá) 

o a vomitar con “El exorcista”.



En fin, 

voy a hacer cualquier cosa 

antes de volver a llamarte por teléfono.  




Arte:  Lesja Chernish

  

miércoles, 25 de febrero de 2009

DE OLVIDO Y AUSENCIA


DE OLVIDO Y AUSENCIA 



Remo contra el olvido, 

remonto las sombras de mi piel 

hasta la boca que no está, 

hasta la lengua que caracolea 

en la cornisa helada de los dientes, 

hasta la espuma de la rabia antigua. 

Lo que era “siempre” ha abdicado 

y, sin corona, es “nunca”. 

Tengo entre los dedos 

un éxodo a la tormenta, 

una gira secreta 

alrededor de la noche, 

y la noche es mi ombligo y no veo 

más allá de mis ecos 

(me repito como una letanía, 

como un rosario de cuentas cismáticas, 

la procesión de mis ojos se desnuda 

en un laberinto de rosas). 



Remo contra  la ausencia, 

y nada me impide concretar 

mi vocación de naufragio. 

Todas las puertas están sepultadas, 

todas las rondas deshechas. 

Borré el perdón y desaté los pactos. 

Lo único que me quedó de tu mirada 

es una  pluma de ángel y una espera. 

Las esperas se agotan en el tedio 

y los ángeles no existen.



Arte:  "Broken Hearted", Michele Lynch


martes, 24 de febrero de 2009

ESE HOMBRE NO


ESE HOMBRE NO



Ese hombre no.

Ese hombre no me puso la mano encima.

Ese hombre no alborotó el avispero,

no me arrancó la ropa, el pellejo,

la voluntad redonda de los muslos.



Ese hombre no.

Ese hombre no me partió en dos.

Ese hombre no le dio órdenes a mi sangre,

no cavó una trinchera entre mis piernas,

no fusiló mariposas en mi ingle.



Ese hombre no supo ni mi norte y ni mi sur.

No me tocó el pelo

cuando desparramé el hambre en sus sábanas.

Desnuda.



Ese hombre no

Lo niego.

Negarlo es mi evangelio.



¿En qué carne morder para borrarlo?





Arte: "Eva Close Up", Thomas Saliot


domingo, 22 de febrero de 2009

POEMITA A RAQUEL (ELIO MILAY)



POEMITA A RAQUEL

(Para apoyar a su jardinería
y que Manostijeras sea feliz)

Seguiré molestándola, descuide.
Muy amable detalle el suyo, Alicia...
Lo conservo de prueba, no lo olvide.
Por si un día mi exceso la desquicia.

Enviaré a Buenos Aires, por correo,
Siempre aceite de oliva de primera.
Así al dulce Eduardo - lo ama, creo -
Le podrá usted engrasar cada tijera.

Si prospera entre ambos el negocio,
será gracias a mí, que hice el regalo.
¡De su empresa de poda seré socio!
Mil jardines sabrán que no soy malo.

ELIO MILAY


Arte: "Kim and Edward”, Anne Julie-Aubrey


martes, 17 de febrero de 2009

LA TARDE


LA TARDE 



La tarde 

-casi arrullo, 

casi golpe de polvo, 

casi lenta humedad 

de caracol de sangre- 

se presta a la tristeza. 

La tarde 

-casi deidad sin lengua, 

casi espíritu 

de voces extirpadas- 

dice un silencio 

del que jamás se vuelve. 



El río, 

irremisible, 

navega con el pulso 

de las horas gastadas. 



Una espalda de luces que se agotan 

se reclina en el cielo. 



La tarde es toda ausencia.



Arte: "Sprung",  Kris Lewis 

Del poemario "Cierta condición nocturna", GPU Ediciones, 2013 

domingo, 15 de febrero de 2009

EL REFUGIO FINAL


EL REFUGIO FINAL

 

Esdrújulas sin brújula,

palabras sin timón, tibios pájaros ciegos

estrellando su miedo contra un cristal impávido.



En la muda periferia del silencio

los vocablos inútiles se agolpan,

puñados vanos de hojas siempre secas.



La verdad es una viajera singular

que llega y se va

y sólo deja su perfume a rosas muertas

en las plazas tristes

y en los sucios andenes donde gimen los trenes.

La justicia es una mendiga descalza

que golpea siempre la puerta equivocada.



Para las dulces grullas que beben las lágrimas

de los ojos inmolados

todos los horrores son Hiroshima.



El refugio final es el perdón.



Arte: "Lorie", Yolanda Pérez Villanueva

1º Mención Poesía, “6º Concurso Nacional de Cuento y Poesía”, Asociación Civil Arte y Cultura de Merlo, Merlo, Bs. As. (2008)


martes, 10 de febrero de 2009

ASFIXIA


ASFIXIA 


El esparto caliente de tus venas

ciñó mi cuello,

cercenó mi aliento.

Y con la piel azul

como los amplios

cielos de la infancia

(jamás recuperados)

sentí como estallaban

mis pulmones.

Amé cada gota de dolor

que me infligiste.

Amé la muerte

porque venía de tu mano. 


  

Arte: “Esmeralda”, Sarah Dolby

Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007

  

domingo, 8 de febrero de 2009

CUANDO TE VAYAS


CUANDO TE VAYAS



Habrá una mañana con un nuevo rostro,

una luz diferente festoneando las lilas,

otras voces nombrando otros recuerdos.

Puntualmente llegará el otoño

y yo calcinaré con estos ojos

las rosas apagadas del crepúsculo

-un gusano roerá sus pétalos de fuego-.

No estarás a mi lado:

habrá un vacío,

un rancio amanecer desesperado,

una mano extendida hacia la nada

para palpar tu piel inexistente.

No estarás a mi lado:

desolada

me sentaré en el umbral del sueño,

en la duermevela eterna del hastío

a esperar que la Muerte llegue

y me mire con tus ojos desbordados de lluvia,

y me hable con tu boca victoriosa,

y me revelé, por fin,

los secretos insondables del Enigma.




Arte: “Distilation”, Sarah Dolby

Finalista Poesía - “XIII Certamen Internacional de Poesía y Narrativa Breve 2006”Editorial Nuevo Ser, Ciudad de Bs. As. (2006) 

domingo, 1 de febrero de 2009

VIENTO


VIENTO

“...la vida rompe religiones
y es esta isla en que habitó el Dios Viento
la única iglesia viva y verdadera...”
Pablo Neruda


El Dios de Rapa Nui no se alimenta
de néctar y ambrosía,
ni de plegarias ni promesas vacuas,
ni siquiera de melancólicos terrores.
Aquí,
donde cada instante se abraza ineludible
a siglos de cifrados acertijos,
donde la oralidad banal fue derrotada
por el rugido irascible del Silencio,
donde el instinto relegó la urgencia
a la hora crepitante de la cópula
y la vida transcurre con la cadencia suave
del flujo y el reflujo del océano,
es la noche quien exhibe los estigmas de la cruz
y es el día quien entona las bienaventuranzas.
Y el Dios de Rapa Nui,
el Señor Viento,
se alimenta con su boca intangible
de cabezas desmesuradas,
narices impertinentes,
amenazantes mandíbulas de piedra.


Fotografía: Playa Anakena, Rapa Nui  

Del poemario "Ojos que miran al cielo", Ediciones Amaru, 2007