domingo, 29 de noviembre de 2009

DESPERTAR


DESPERTAR


Yo ignoraba el amor,

pero el instinto

me revelaba aquello

que pudorosamente

callaban mis muñecas.

Yo estiraba mi mano,

inútilmente,

para tocar

la fría piel de la luna

y adivinaba

el color de la distancia.


 
Arte: “Pink Dude”, Esther Aneiros  

Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007


miércoles, 25 de noviembre de 2009

BRINDIS


BRINDIS



Sacá la botella de champagne

que hay en la heladera

y brindemos.

Sí, ya sé que es martes a la noche,

y que mañana se trabaja,

y que el médico te dijo que tu colesterol está alto

y tenés que cuidarte la presión.

Pero brindemos hoy.



Brindemos por los buenos tiempos,

cuando yo te despertaba a mitad de la noche

para hacer el amor

y vos me alzabas para cruzar cualquier charquito,

por inofensivo que fuera.

Cuando pintábamos las paredes de nuestra casa

(en realidad, vos las pintabas

y yo revoloteaba a tu alrededor,

como una mariposa histérica,

complicándote las cosas).



Brindemos también por los malos tiempos.

Para que no vuelvan.

Por mis bolsillos llenos de piedras

y mis notas de suicidio,

siempre dirigidas a extraños.

Y por ese silencio espeso que se coló

debajo de la puerta de nuestra difícil convivencia.



Brindemos por mis secretos.

Vos también tendrás los tuyos. No quiero saberlos.



Brindemos por nuestro hijo.

Es un buen chico,

un chico maravilloso.

Un chico sano.

Tiene tus ojos y mis obsesiones.



Brindemos por lo que tenemos:

una familia.

Una familia que muchas veces estuvo herida de muerte,

pero que sigue en pie.

Imagino que con los años el amor se convierte en esto:

“Te quiero, pero me ponés nerviosa cuando estás en casa”.



Brindemos porque nunca fui para vos una pared

imposible de escalar

y si lo fui,

aprendiste a saltar con garrocha.

La de golpes que te habrás dado,

mi pobre atleta del alma.



Brindemos porque vos ya sabés

que yo soy de las que creen

que las tarjetas de crédito se pagan solas

y yo ya sé

que nunca vas a entender lo que escribo.



Dale,

sacá la botella de champagne de la heladera.

Quiero brindar hoy,

martes a la noche,

día laborable,

desobedeciendo al médico

y haciéndole pito-catalán al colesterol y a la presión.



Quiero brindar hoy,

porque estoy en casa.



Arte: "I Love Saturdays", Ronald West


domingo, 22 de noviembre de 2009

UNO DE ESOS DÍAS...


UNO DE ESOS DÍAS…


“En alguna parte un poeta piensa.
No tenemos necesidad de la luna,
la cabeza es grande,
el mundo está atestado”.
Antonin Artaud


I

Desconsuelo. Ningún pañuelo sosteniendo la lágrima que se exhibe, deshilachada, en la punta de mis ojos. Ninguna luz intermediaria entre la carne y el miedo.


II

Agotamiento de ser y padecer, de atragantarse con bilis y con coágulos de extraviados humores, con asépticas soluciones clínicas que caen en un vacío donde sangran las costuras del alma.


III

Lo que me busca en mí no me encuentra. La ausente que soy, ocupa un espacio de silencio en el exilio de los otros.


IV

Ejercito el lenguaje de la memoria con vocación de nudo desatado sobre la tempestad de lo perdido. Cada palabra le arranca un gesto a la gramática de la ausencia. Digo “agua”. Y me muero de sed.


V

Un lugar de encuentro. Un lugar de revelaciones sepultado debajo las cenizas de lo que fue y será. Quedan las voces, pero no son mías.


VI

Vengo desde un útero grosero que me arrinconó contra las cuerdas de la vida. Voy hacia un eclipse que se repartirá mi sombra con las pocas estrellas que queden, después del abismo.


VII

El mundo está atestado y, sin embargo, hoy ceno sola.


VIII

Mi  mortalidad no subyace bajo los cráteres del estúpido satélite que no necesito para justificar  un poema mediocre: el retrato de mi finitud nada tiene que ver con la luna.


IX

Tampoco necesito los jazmines para referir, con un dulce espanto, que lo bello se pudre.


X

Un pie que avanza a ciegas, cada noviembre,  y describe el vacío.





Poema publicado en el blog "Al borde de la palabra"


domingo, 15 de noviembre de 2009

ONCE DE NOVIEMBRE (ELIO MILAY)


ONCE DE NOVIEMBRE


Soneto a Raquel Fernández



No soy amigo de los “cumpleaños”.

Mis no-cumpleaños celebrar prefiero.

Sesenta y cuatro más trescientos quiero

Y no uno solo... ¡Uno es de tacaños!



Puesto que yo no conmemoro años,

Merienda eterna junto a Alicia espero:

Conejo, Oruga, Liebre y Sombrerero,

Viendo en el té al lirón dándose baños.



Desde este día a nuestra fiesta invito

A mi querida Raquel y su buen mozo

Manostijeras. ¡De hongos haré tartas!



Por el ya libre jardín amplio y bonito

Podréis pasear, pues hoy al calabozo

Mandé a un cordial ejército de cartas.



ELIO MILAY







jueves, 12 de noviembre de 2009

TIPO PINTÓN, CON AUTO AZUL, QUE SE MUERE Y NO ME EXPLICA


 TIPO PINTÓN, CON AUTO AZUL, QUE SE MUERE Y NO ME EXPLICA
  A Alejandro 

 ¿En qué pensabas cuando te colgaste 
de la viga del techo de ese galpón roñoso 
que no se merecía que estuvieras ahí,
con los ojos en blanco
y la lengua señalándote los tobillos rotos? 
¿En qué pensabas, Ale? 
Ni siquiera el tiempo transcurrido 
(largo, ancho, enorme: 
un tiempo que me plantó canas 
y me picó algunas muelas) 
borró esa pregunta que tengo atravesada en la garganta, 
como un mal bocado. 
¿En qué pensabas, Ale? 
A los veinte años, 
la muerte es una cachetada. 
A los veinte años, 
la muerte elegida por un tipo 
que festejaba mis chistes
y me consolaba el lunes, 
(los dos con los pies hundidos 
en el primer café de la mañana) 
porque mi sábado había sido una calamidad, 
es un gancho de derecha demoledor 
que te deja fuera de circulación 
por un rato largo.
“La bebota”, me decías entre risas, 
mientras yo repetía, haciéndome la tonta, 
-aunque nunca fui rubia 
ni tuve el culito de la Brodsky-: 
“Soy fea, soy un bichito, nadie me quiere.”
  
¿Por qué se suicida la gente? 
¿Por qué se suicidan los tipos altos y lindos,
que no llegan a los cuarenta, 
y tienen un auto azul cero kilómetro, 
y una perra que se llama Tina, en homenaje a la Turner? 
(No puedo escuchar a esa negra 
sin acordarme de vos. 
No puedo.)
¿En qué pensabas, Ale? 
Decímelo, por Dios.
  
No quiero creer que pensabas  estas mismas cosas 
que yo estoy pensando ahora.

 Arte: "Dentro", Paolo Troilo

domingo, 8 de noviembre de 2009

LA NOCHE


LA NOCHE


La noche es falaz

como las cartas

de fidelísimo amor inmaculado

que el marinero de sexo incontinente

le escribe a su novia en cada puerto.

La noche es falaz

pues nos seduce

con el brillo de estrellas que murieron

muy atrás en el tiempo

y nos convierte en sombras a nosotros,

que estamos irremediablemente vivos.



Arte: “Iemanja”, Tati Suarez

Del libro "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007  

 

sábado, 7 de noviembre de 2009

OJOS RAPA NUI


 OJOS RAPANUI

 “A la Isla de Pascua y las presencias
salgo, saciado de puertas y calles,
a buscar algo que allí no perdí.”
Pablo Neruda


Llegué a la isla buscando
 como tantos
 la toma fotográfica perfecta,
 la explicación razonable del enigma,
 la llave del misterio.
 No esperaba encontrarme con mi piel
 extraviada hace siglos;
 no supe qué hacer con mi desnudez,
 no supe qué hacer con tus ojos.
 Insurgente fue trepando por mis piernas
 la negra mariposa del deseo
 que pretendí inmóvil para siempre
 atravesada por el púdico alfiler de la rutina.
La isla me sedujo
con sus semblantes tallados en la piedra,
sus soles ciclotímicos,
sus lluvias diminutas,
sus portentosos cráteres dormidos,
pero elegí llevarme tu mirada
entre tantas memorias,
para que existas, secreto, sin saberlo,
de este lado del mundo,
-las pupilas morenas buceando en el Atlántico-;
para que tus ojos lúcidos me recuerden qué hacer
con esta piel recién recuperada. 


Fotografía: "Indigenous Rapa Nui man with body paint on Easter Island", Gail Mooney  
Del libro “Ojos que miran al cielo”, Ediciones Amaru, 2007
Poema publicado en el Cuadernillo del Taller Literario del "Centro Cultural Alejandra Pizarnik", 2006 
1º Premio "Concurso Nacional de Relato y Poesía Recordando en silencio"- Grupo basesliterarias.com, Castelar, Bs. As. (2006)
Poema publicado en el blog "Al borde de la palabra"

Poema publicado en el blog "Con voz propia" - Revista literaria