domingo, 30 de mayo de 2010

LOS MUERTOS DEL MAR


LOS MUERTOS DEL MAR


Los náufragos,

los muertos del mar,

aquellos que batallaron con las olas

y arrojaron sus corazones

a los peces voraces

han venido esta noche a verme.

El agua salada se escurre

entre sus huesos

tapizados de algas.

Extiendo hacia ellos mis manos

y les hablo

con el dulce idioma del océano

porque también yo

soy una náufraga.



Arte: "Enrapture", Audrey Kawasaki

Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007 

  

miércoles, 26 de mayo de 2010

PERVERSIDAD


PERVERSIDAD 



Nadie es tan perverso como cree

o como desea ser;

nadie escapa al beso bautismal

del amor bendito o maldito,

ni a la urgencia desbordada del anhelo

ni a la trampa de la necesidad.

El sexo es para el triste marqués

un juguete insatisfecho

que reemplaza pobremente

el pecho rosado de la madre ausente,

el tibio regazo de la novia ideal.




Arte: Marina Bychkova

Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007 


lunes, 24 de mayo de 2010

SUICIDIO


SUICIDIO


Las palomas azules

que dio a luz la tarde

fecundada por los besos malhabidos

y las promesas rotas,

se estrellan contra el pavimento

en un suicidio que quiere ser poema.

Yo cuento los montoncitos de huesos

y plumas desoladas,

los túmulos de carne

y vísceras revueltas

y mi alma de gata callejera

se relame en silencio.



 

Arte: “Moods Of Autumn”, DariaWidermanska-Spala

Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007   

Mención de Honor Poesía –“5º Certamen Nacional de Cuento y Poesía JUNINPAIS 2006” – Editorial De Las Tres Lagunas, Junín, Bs.As. (2006)

 

jueves, 20 de mayo de 2010

TREN


TREN 


Hay un tren interminable

atravesando las afueras

de mi turbia memoria.

Sentada en la estación del desencuentro

 anhelo que algún día

ese tren se detenga

para abordarlo raudamente

y viajar sin culpas hacia un pasado

donde me encontraré tal cual era

antes del fracaso:

una muchacha virgen detenida

en la espera de todas las revelaciones.



Arte: "Young woman waiting train on station", mihtiander      


Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007
  

miércoles, 19 de mayo de 2010

MUJER RAPANUI

MUJER RAPANUI  

La mujer rapanui tiene la piel tatuada
por los pigmentos de los ávidos soles
que arden en los farallones
y en sus largos cabellos se hamaca
la noche pudorosa
como una novia impúber.
La mujer rapanui se mueve con la gracia
de la lluvia ligera,
de la ola que estalla en un escándalo
de peces y tortugas,
y sus pezones erectos crecen desaforados
hacia un cielo perplejo
con la osadía trepadora de las buganvillas.
La mujer rapanui tiene las caderas rotundas,
amasadas por los céfiros procaces
y las sales marinas,
y la claridad plena de su vientre ilumina
el secreto camino donde carne y labio dilucidan
en la cópula hambrienta
los arcanos más dulces de la isla.



Del poemario "Ojos que miran al cielo", Ediciones Amaru, 2007



domingo, 16 de mayo de 2010

OJOS AZULES


OJOS AZULES
 
 
  
Del azogue pulido del recuerdo
 
emerge tu bello rostro torturado.
 
Tus ojos azules brillaban
 
como la corona de papel plateado
 
que legitimó tu soberanía
 
sobre mi carne temblorosa.
 
Tus ojos azules se arrastraban
 
sobre mi piel impávida
 
dejando senderos de baba incandescente
 
que señalaban la ruta de tus caricias.
 
Tus ojos azules eran el hilo de Ariadna
 
que te permitía recorrer arbitrariamente
 
los alucinados laberintos de mi cuerpo.
 
  
 
El tiempo y la distancia
 
han puesto paños fríos al recuerdo
 
y el volcán se diluyó en cenizas.
  
 
 
Sólo me queda
 
esta nostalgia poderosa
 
que hurga debajo de mi falda
 
cuando unos ojos azules pasan raudos
 
como las luces de una ciudad trasnochada
 
vistas a través de la sucia ventanilla
 
de un tren en movimiento.




3º Premio Poesía – “Concurso Nacional de Relato, Cuento Corto y Poesía Homenaje a Leopoldo Lugones” – Grupo basesliterarias.com, Castelar, Bs.As. (2006) 

 

domingo, 9 de mayo de 2010

ENTRAR EN LA MUERTE


ENTRAR EN LA MUERTE


Entrar en la muerte 

con los ojos abiertos,

con los ojos vacíos de asombro,

porque ya no queda un rincón del jardín

que no hayamos visto,

porque nos despojamos de la infancia

y ser adulto es estar desnudo,

porque las lilas y la hierba

crecerán mañana sobre nosotros

y los insectos cavarán sus túneles

en el hueco de nuestro vientre profanado.

Porque el tiempo ha ganado la partida

y Alicia ya no vive aquí.




Arte: "Dead Lady", Toon Hertz 

 Del poemario "Revelaciones", Ediciones Raíz Alternativa, 2007 

Poema participante en el Homenaje - II Concurso de Poesía Alejandra Pizarnik, Centro Cultural Alejandra Pizarnik, Avellaneda, Bs. As. (2005)   

 

Poema publicado en el blog  "Un caos lúcido"

 

 

miércoles, 5 de mayo de 2010

DOLOROSAMENTE OTOÑO


DOLOROSAMENTE OTOÑO 



La antigua enfermedad que llamo otoño 

regresa cada año. 

No puedo detenerla. 

Es una bestia púrpura que llega 

y se instala en el fuego, 

en las cadenas cuyos eslabones 

he forjado en silencio 

(anémicos domingos que gotean 

su herida de rutina, 

jaulas que asilan la feroz penumbra 

de mis pájaros muertos 

y esta jarra de vino que ahora está vacía 

y este hundirme en el pleno desencanto). 



Las voces siempre hablan de mis muertos. 

Los muros siempre arrastran mis tormentas. 

Y esa boca se muerde los latidos 

de un amor siempre exiguo. 

¿Acaso la mujer en la ventana 

sabe del frío, de mi pequeña vida, 

de mi pequeña historia de amapolas 

y de verdes histéricos? 

¿Acaso el hombre del apetito eterno 

comprende lo que  digo? 

Las palabras se pudren cuando mayo 

esparce su amnesia descarnada 

desbrozando mis versos. 



La antigua enfermedad que llamo otoño 

regresa cada año. 

El arte de vivir me sabe a poco. 

El arte de morir me hilvana el grito.




Arte: "Sleeping Beauty", Michele Lynch



domingo, 2 de mayo de 2010

NO BUSQUE EN MIS GARRAS... (JESÚS DE LA VEGA)



    
No busque en mis garras 

  un imaginario aullido 

 un revolcón siniestro 

 un morder por gusto 

 un desnudo abrazo 



 Porque 

 donde acaba su rojo empieza mi disgusto 

 donde empieza su caperuza, termina su Alicia

  donde quiebran sus muslos 

 sus labios gritan: ¡besa! 



Mi pastel mordido por su boca,  

la hace grande porque siempre fue gigante 

 como su hambre, su corazón y su escritura. 



El bosque de su niña es mi espesura,  

mi fiereza, un borde afilado de locura,  

la muerte, un fin que me alimenta, 

 el fundir de su sexo, regalo a mis papilas,  

permitiendo relamer su versos  

para beber de sus senos inmaduros,  

y así llegando usted hacerme vero

 al hundir suave su cesta en mi ternura.




JESÚS DE LA VEGA


sábado, 1 de mayo de 2010

CAPERUCITA ROJA, CON LOBO Y SIN ABUELA


CAPERUCITA ROJA, CON LOBO Y SIN ABUELA



Salto desde mi capa roja 

a la desnudez más perfecta.



El cuerpo avanza 

abriéndose paso entre la humedad anticipada 

de la lengua que sabrá lamerme mejor. 

Un lentísimo olor verde 

-el brutal olor de las ramas que se quiebran 

bajo el peso de una espalda inadvertida 

atenazada por el espasmo en ciernes- 

dilata las fosas nasales 

de la bestia que expectante. 



En esta canastita llevo un sexo dulce 

que comienza 

donde esa bestia quiera: 

en mi cintura nupcial encasquetada 

en el color del bosque, 

en mis ojos de presa predadora, 

en los íntimos reclamos de los pequeños dedos 

de estos pies que no cesan. 

Un sexo interminable que agucé 

con turbulentos pájaros azules; 

un sexo goloso que me invento 

para comerlo mejor.



(Desechemos esta vez a la abuelita: 

la abuelita es una excusa, 

un subterfugio más que prescindible).



Salto desde mi capa roja 

a la desnudez más perfecta. 

Y me dejo puesta esta carne que canta, 

mientras avanzo 

hacia encuentro del hombre que me espera. 

El hombre que aúlla 

y no sabrá que es lobo 

si no llego. 



Arte: Natalie Shau