lunes, 28 de mayo de 2012

LALO ARGUELLO LEYENDO "OFICIO"


Lalo Arguello leyendo "Oficio",  de Raquel Graciela Fernández.

Videopoético del Café Literario del Jueves 5 de Abril de 2012, en Quo Vadis Café, Sarmiento 341 (Al lado de Tribunales), Villa Dolores "Capital de la Poesía", Traslasierra, Córdoba, Argentina. 
El tema del encuentro fue "Los oficios". Coordinó Gabriela Bayarri. Organizó  el Grupo Literario Tardes de la Biblioteca Sarmiento.   



OFICIO


OFICIO



Te digo que no,

que a esta altura de la vida

-de la muerte-

no tengo tiempo para sacramentos.

Y sin embargo escribo.

Este es mi oficio:

empolvar con mi harina el pan ajeno,

ser una fiera inhábil

que te salta a los ojos.

La llave que abre los poros,

los cerrojos de sangre.

A mí me duele

y a vos

te resulta indiferente.

En el peor de los casos.

En el mejor, te asusta un poco.



(Claro que es un juego perverso,

una ofrenda

de sordidez e inocencia).



La poesía desordena los cuerpos.

Es el cuchillo que revierte

el vértigo que lo empuña.

Todos los poetas estamos heridos

(entonces,

todos los hombres son poetas:

algunos escriben,

otros llegan a Dios

por el camino más corto).




Arte:  Mijn Schatje

Mención de Honor "La Pluma de Plata 2013" IV Certamen Internacional de Cuento y Poesía,  Círculo Pehuajense de Escritores  y Lectores, Pehuajó, Bs. As. (2013)


viernes, 25 de mayo de 2012

ITINERARIO DEL HAMBRE

ITINERARIO DEL HAMBRE


A Lewis Carroll



Una niña sonámbula

le camina los ojos

y él se marchita educadamente,

tan inglés, tan atildado,

tan estúpidamente virgen.



Una niña  dormida

sucede en su regazo

y él resbala por una flor caliente.

Contiene la respiración

para no despertarla.

Ella es blanca como un caracol de vidrio.

Él no se atreve

a anclar el rostro en la carne dulcísima,

a recostar la sed en esa boquita fruncida

como un clavel intenso.



El viejo solterón

dialoga con el fuego

y repeina los rizos melancólicos

que anochecen sobre sus orejas.

Al vacío, el amor.

Al vacío, las semillas del cuerpo.



Una niña insolente

se sienta en sus rodillas.

Es la hermanastra del pecado.

Levanta una copa de baba

y sonríe

con sus senos inexistentes.

La niña crece y se va.

Él no se atreve.




Arte: "Alice in wonderland Nude", Noelle Hunt

Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011

1º Premio Poesía Adultos Concurso Literario “Carlos Patiño”, SADE Seccional Surbonaerense,  Delegación Bernal-Quilmes, Bernal, Bs. As.(2012)

Poema publicado en el blog "Estación Quilmes" - Revista de Poesía



lunes, 21 de mayo de 2012

CURVAS DE SERPIENTE



CURVAS DE SERPIENTE

“Podría tirar mi corazón
desde aquí, sobre un tejado
mi corazón rodaría sin ser visto.”
Alfonsina Storni



Yo también era buena.

Yo también creía que las flores eran besos

y no pequeñas muertes que se instalaban en mis jarrones

para manchar el aire.

Yo también creía en los héroes,

los camaradas puros,

las santas intenciones.



Yo escribía poemas de amor.

Antes de acostumbrarme a la rutina

de tragar píldoras,

engordar,

adelgazar,

perder el pelo,

engordar otra vez.

Escribía poemas de amor y me los creía,

aunque sólo existieran

como vestigios congelados de un sueño.



Un hombre y una mujer comiendo juntos.

Hasta ahí llega la poesía.

Lo demás son faroles.

Yo también soy un farol,

un bluff

(igual que vos).

Por eso esta sonrisa no te dice que no,

que no te creo,

que las palabras para mí son curvas de serpiente:

ningún enamorado, ningún héroe,

ninguna hostia sagrada y consagrada,

ninguna revelación en la pequeña caja del cuerpo.



Yo no soy una soñadora.

Soy una bruja triste

que abre y cierra cicatrices.

Las abre y las cierra.

Y a veces las deja abiertas.

Para que los otros sangren.



Para no sangrar sola.




Arte: "Incubi Celesti", Nicoletta Ceccoli


domingo, 20 de mayo de 2012

PRESENTACIÓN "HERMANO"



Presentación del libro "Hermano", de Raquel Fernández, a cargo de la poeta Claudia Vázquez

Viernes 8 de junio, 19 hs., Centro Cultural Barracas al Sud

Mitre 366, Avellaneda


miércoles, 16 de mayo de 2012

EL ÚLTIMO CAFÉ


EL ÚLTIMO CAFÉ 



El último café 

desligó 

las amarras de la fiebre. 

Te busqué 

entre los pasantes grises, 

los detenidos, 

los que crecían 

como árboles de carne 

en las aceras rotas. 

Había perros que no sabían 

dónde quedaba el llanto. 

Y yo te buqué. 

Inconmovible. 



El último sorbo de café,

frío, 

inapelable, 

trajo tu ausencia. 

Amé tu rostro 

porque  era ajeno 

-no me quedó nada en las manos-. 

Te busqué, 

pero fue como sentarme a morir.

El hombre de blanco  tocó mi hombro, 

el hombro del cadáver. 

Esbocé  una sonrisa. 

Una mueca. 



Las cenizas viajaban al azar. 

Y los perros no sabían.






domingo, 13 de mayo de 2012

UNA MUJER QUE ESCRIBE


UNA MUJER QUE ESCRIBE

A Anne Sexton

“Ni siquiera entonces tengo nada contra la vida.
Conozco bien las hojas de hierba que mencionas,
los muebles que has puesto al sol.”
Anne Sexton



Una mujer que escribe

encharca sus pies

en un pantano de whisky que le empapa

el ruedo de las palabras

(el encaje apolillado de la a, la e y la i;

el desconsuelo amarillo del abecedario).

Una mujer que escribe

cuenta las píldoras

como si fueran estrellas

y gasta su lengua en fútiles presagios

que no presagian nada.

Una mujer que escribe

no puede medir los restos.



Esa mujer sos vos, querida.



Una mujer que escribe

es feliz

cuando su útero canta como una colegiala

(arroz con leche,

yo no me quiero casar

porque limpiarle el culo a los bebés me enferma,

y el amor decanta en una infección,

y el sexo se aproxima

a un trámite más o menos engorroso).

Una mujer que escribe se muere

y no se calcula cortada y cosida como un vestido barato,

con las partes íntimas mal ordenadas

debajo de un zurcido desprolijo

(¿Cuánto pesa tu cerebro?

¿Cuánto pesa tu maravilloso cerebro?

¿Cuánto pesa un poema?).



Una mujer que escribe

se juega los pulmones

en una partida de ajedrez

que no va a ganar nunca.



Esa mujer sos vos, querida.



Una mujer que escribe

es un defecto

que no concibe planes de salvación.



Esa mujer sos vos, querida.



O soy yo.



Quién sabe.




Arte: "Anne Sexton", Esther Rodrígez Cabrales

Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011

Finalista 10º Certamen Internacional de Poesía "La lectora impaciente", La lectora impaciente web de literatura y arte, Gandía, Valencia, España (2012)


domingo, 6 de mayo de 2012

LA PRIMERA BOCA


LA PRIMERA BOCA


"alguna vez de un costado de la luna
verás caer los besos que brillan en mí"
Alejandra Pizarnik



La primera boca viene.

Labios como hilos

anudándome

a la travesía anticipada.

Labios como agujas

tejiéndome el cuerpo

(así se empieza una mujer,

así se degüellan las muñecas,

todas vestidas con volados,

todas detenidas

en un ensueño de alfileres).



La primera boca viene.

Hay que festejarlo.

Descorchar los sentidos.

Es un anzuelo limpio

que atraviesa mi lengua

(así se empieza el universo,

así se ahogan papá y mamá

en una taza de rocío).



Soy nueva,

soy otra

(otra al costado de la luna,

aullando,

goteando).

Nunca más

el beso antes de dormirme.

Nunca más

las mediecitas blancas. 




Arte: "Papillons Bleus", Anne-Julie Aubry

Del poemario "Todos los hombres que me amaron", Ediciones Literarte, 2012

1º Premio Poesía XXIX Concurso Literario Ciudad de Lobos “Miriam Miguens”Emisora EL 10 Lobos, Lobos, Bs. As. (2014)

1º Premio Poesía “Concurso nacional de cuento breve y poesía veraniegos”, Centro de Artesanos de Chascomús, Chascomús, Bs. As.(2012)

Poema publicado en el blog "Mis poetas contemporáneos 2"
  

martes, 1 de mayo de 2012

MANIAC MONDAY


MANIAC MONDAY 


"I’m gonna shoot the whole day down, down, down  I’ll shoot it all down." - Bob Geldof, "I don’t like Mondays"   




Es cierto.  


No me gustan los lunes.  

No sé si por tristeza o por cansancio.  

O porque arrastran los cadáveres  

de los domingos imperfectos.  

Pero yo no soy la madre  

de los vidrios rotos.  

No me embellezco nunca para el fuego.    


Mis gestos  

no saben desmontarse de la pena.  

Los lunes.  

Me miro en el espejo  

y nadie avanza  

a treparme la sangre.  

Entonces soy la cara de mi madre,  

su cuchillo sin filo.
  

Hubo desconocidos  

que sonrieron  

recostados en una ambulancia.  

Hubo quien robó tus flores.  

Podría matarlos a todos  

si fuesen patitos en fila. 


Pero el patito soy yo.    


Espero el disparo.



Arte:   Lesja Chernish       

  
Del poemario "Hermano", El Mensú Ediciones, 2011