lunes, 31 de diciembre de 2012

OBSESIONES


OBSESIONES


I – AMAPOLAS

Pequeñas bocas de sangre
  
desordenadas como niños,
  
comiéndose la médula del día.  

Pequeños kimonos de seda roja  

saboteando la desnudez del viento.  

Flores en mi cerebro.  

Heridas de luz.

  
II – MUERTE

Me almuerza, me cata, me goza.

Animales negros apuntan sus hocicos al cielo,

olfateando a Dios.

Bestias nostálgicas desgarran

el himen de mis recuerdos con garras de vacío.

Mi ternura la adopta y ella conspira

en la cueva del destino

para arrancarme los ojos.



III – ESPEJOS

Caer dentro de un espejo es un ejercicio arduo

que requiere prescindir de cualquier máscara.

Soy yo quien le corta el cuello al milagro.

Soy yo quien pervierte los relojes,

arrastrando las horas hasta hacerlas eternas.


IV – ALICIA

Como un gato sin risa

o una risa sin gato.

Como una reina loca con el corazón migratorio

detenido en un perpetuo verano.

Como una niña extraviada que canta

porque tiene miedo.

Así, la infancia amortajada

con un vestido celeste.


V – SILENCIO

Un palacio de cenizas

y fuegos artificiales húmedos

para ejercer el oficio de olvidada.


 VI – OTREDAD

Idéntica presencia.

La otra.

La que me mira desde su antifaz de lluvia

y sabe todas mis cicatrices.

La que muere en el poema y renace

en los sucesivos nombres

que le doy al silencio.


VII – NAUFRAGIO

Una mujer ahogada ondula 

la transparencia de su cuerpo,

no lejos de su casa de algas.

Una mano de agua desató la ebriedad de su cabello.

Ya no hay memoria del barco que incumplió el pacto.

Un hombre la llama. Un hombre ahogado.


VIII – TÉ

Sólo una reunión de locos dinamitando

las maquinarias del sol.

Sólo una taza de té lavando

la innecesaria vergüenza de la mañana.


 IX – PÁJAROS

Un viento débil emplumando mi mano.  

Un solfeo amparado en la garganta  

de la belleza extrema.  

El mundo circunvalado por la cintura de un pájaro.


 X – OBSESIONES

Amapolas. Muerte. Espejos. Pájaros.

Alicia. El silencio. La otra. Pájaros.

Naufragios. Té inglés. Lluvia inglesa. Pájaros.

Ese hombre.

Pájaros. Pájaros. Pájaros.





sábado, 29 de diciembre de 2012

AHORA TODA YO


AHORA TODA YO 


Ahora 

que  han arrancado  

mis mejores frutos.

Ahora 

que  no es mío 

el tiempo  de vulnerar la ley. 

Ahora toda yo.


Toda yo,

hija de mis muertes. 

Toda yo,  

con la boca sedada 

como una muñeca suicida. 

Toda yo

aprendiendo  

que el alcohol no disuelve demonios. 


Los amamanta.







lunes, 24 de diciembre de 2012

EL RITO



EL RITO



 Otra vez me deshojo

en la hondura del bosque pretérito

que sangra en filo desgarrado

de un puñal verde.

Con la suave modestia de la violeta

que hamaca su desnudez

en la boca del viento

me despojo de los pétalos del pubis,

abro la jaula palpitante de mi sexo

y dejo escapar un vendaval de pájaros de fuego

que dibujan círculos candentes

en las palmas de tus manos.

Abro mis brazos poderosos

para recibirte en mí,

chiquillo dulce al que jamás olvido

y tu boca ausente bebe melancolía

de mis pezones duros como cerezas nuevas.

Con sinuosos movimientos

copulo con tu sombra intacta

y en el declive del éxtasis

envuelvo mi lengua en una crisálida de mutismo,

cerceno mi voz y mi garganta

y abjuro eternamente de las palabras

(ni siquiera en sueños desato

los nudos de orgullo que socavan

los finos hilos del lenguaje

y me permito decirte que te amo;

con celo monjil perpetúo

mis recatados votos de silencio)


 
Poco a poco,

mi cuerpo blanco se cubre de musgo,

las aves anidan en las hebras salvajes de mi pelo

y mi piel estalla en alucinados brotes

que me empujan

al filo desgarrado de un puñal verde;

mi saliva es la savia que gotea

en el umbral de tu noche

y mi piel rubrica su sentencia

mudándome

en la diosa viva más perfecta

de tu fantástica cosmogonía privada.


 
 



jueves, 20 de diciembre de 2012

DICIEMBRE


DICIEMBRE

A Mamá



Diciembre

se atrinchera en las cornisas.

Es una mancha más de mugre

apretujándose entre las palomas.



Diciembre

es una plaga roja y verde,

vestida de guirnaldas.

Va de mal en peor,

copiando blancos gestos forasteros,

recalcando

sus juegos pirotécnicos.

Propagando las copas

con pecado, con prisa.



Diciembre

robustece a los muertos.

Reedita la gris cartografía de la ausencia.

Tiene sillas vacías.

Tiene platos donde come el viento.



Hay un mártir de madera en diciembre.

Hay un almanaque consumido.

Y un relámpago final que nunca alcanza

para sanar la memoria.




Arte: "Reflexiones en azul"Nicoletta Tomas Caravia

Del poemario "Hermano", El Mensú Ediciones, 2011


domingo, 16 de diciembre de 2012

EL PEQUEÑO CUERVO GRAZNA



EL PEQUEÑO CUERVO GRAZNA

A Yoko Ono

“Un "sabueso de autógrafos" armado
con un disco de oro y una pistola,
se arrodilló ante John
y asesinó a Los Beatles.”
Allen Ginsberg




Así se fabrica el infierno.

Con un agujero.

Con cinco agujeros.

Con millones de agujeros.



Los caminos de la sangre no se ven,

pero se escapan

-y no fue el tiempo el que gastó la sangre:

fueron los agujeros,

esos ojos de nadie que parpadean

como potros cansados,

mientras la lengua del volcán se duerme

y ella grita,

parapetada,

debajo de una espesa cabellera de humo).



Así se fabrica el infierno.

Así se abre el portal del azufre.

Así se convierte a una mujer

en un corazón vacante,

en una vagina inútil.



Ella quería un hombre

después de la medianoche,

y le dieron un agujero,

cinco agujeros,

millones de agujeros.



Ella grita

-el pequeño cuervo grazna

y ya nadie le cuelga una burla

en su garganta incómoda-.

Y empieza a vivir con ese infierno

que le fabricó la pólvora

irritándole

 la mirada oblicua.




Arte: "John & Yoko",  Annie Leibovitz

Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011


viernes, 7 de diciembre de 2012

NOVIOS DE ANTAÑO



NOVIOS DE ANTAÑO



La tarde se iba

y les dejaba puesta la sed.

El sol era una pequeña lentejuela roja

irritando el iris del deseo.



Ellos se tocaban sin tocarse.

Como quien toca un pedazo de mar

(mar ajeno,

mar que vuelve con su olor a no sé qué,

a algas, a sexo viejo,

a pulmones de sal).

La humedad

le medía el espinazo a las caricias.

Los dedos se encogían

como arañas en cierne.



Casi siempre hacía demasiado frío

y ellos no se atrevían a mojarse los pies

en eso que era el otro:

un pedazo de mar.



Algo así como una promesa de agua

que no se cumplió nunca.






 Arte:  Erica Calardo

Del poemario "Cierta condición nocturna", GPU Ediciones, 2013 

2º Premio Poesía Libre “Concurso de poesía, relato y cuento breve Manuel Torres”, FM Esencia 101.7 MHZ y Dirección de Turismo, Deporte y Cultura de Santa María de Punilla, Santa María de Punilla, Córdoba (2012)

3º Premio Poesía Concurso Nacional Plástico-Literario “Universo María Elena Walsh”, UNICEN (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Secretaría de Extensión), Tandil, Bs. As. (2012)
Poema publicado en la revista "LAK-BERNA" Nº 9


lunes, 3 de diciembre de 2012

AL FINAL DEL ASUNTO…


AL FINAL DEL ASUNTO… 




No es el amor, ni el sexo, ni la revolución ni la locura.

No es la religión, ni la violencia, ni el capitalismo ni el llanto.

Ni siquiera es Alicia cruzando al otro lado del espejo.

La octava casilla está desierta

(nunca vas a convertirte en Reina, 

abandonaste la partida cuando te sentiste Byron

y decidiste

que la vida era demasiado corta para gastarla

desplazando trebejos).

No es el dolor, ni la nostalgia, ni el naufragio ni el sueño.

No es la máscara civilizada

que te lava los gestos

cuando salís al mundo y enseñás los dientes

en un remedo despiadado de sonrisa.

Ni siquiera es ese hombre que jugó a envolverte

con su críptica ternura

(no era el autor del cielo

ni del hoyuelo que muerde tu cintura,

pero sabía, sabía, ¿sabía…?). 

No es la poesía

(no es, por lo tanto,

ni la muchacha desnuda que ignora

el poder de la piel,

ni el cuchillo exacto,

ni el vino definitivo).

No es este cuerpo arrumbado en un rincón del instinto

como un violín polvoriento 

negándose  a la mano ejecutora del milagro

(este cuerpo que fue y que vino,

que fue y se quedó, 

que fue y fue). 

¿La octava casilla está desierta?

God save the queen,

aunque la corona la use otra.



Al final del asunto siempre es la Muerte, Anne.

Siempre es la Muerte.




Arte: "Dance of the crows", Toon Hertz  


domingo, 2 de diciembre de 2012

ONCE UPON A TIME... II


ONCE UPON A TIME... II


I - RUMPELSTINSKI


Cualquier desgarro justifica un poema.

Cualquier poema justifica un desgarro.

Cualquier desgarro-poema justifica

que esté perdiendo el tiempo sentada frente a tu recuerdo,

tratando de adivinar tu nombre.


II – BARBA AZUL


Una llave manchada de sangre,

como un animal inesperado.

La curiosidad es una flor enloquecida que mata al gato

y le muerde la mano

a la que vino a desordenar.



III – LA REINA DE LAS ABEJAS


He aquí lo difícil.

Señalar la boca de la recién llegada al beso.

Retener el zumbido.



IV -  YORINDA Y YORINGUEL


Había una vez un príncipe

que lloraba

porque su amada se había convertido en pájaro.

Había muchas otras veces

señores que ni siquiera eran príncipes

y lloraban

porque sus amadas no cabían en sus jaulas.


V – PULGARCITO


Un golpe de viento

en los talones del mediodía.

Una mariposa muerta

que no puede arrancarse la añoranza del último vuelo.

Qué pequeña, la Vida.

Qué gigante abusiva, la Muerte,

que nunca se mete

con alguien de su tamaño.


VI – EL MAGO DE OZ


Caminos amarillos que me prometan

ausentarme de mí.

Amapolas imposibles

para dormirme sin resbalar en mis lágrimas.



VII – BLANCANIEVES Y ROJAFLOR


Rosas rojas.

Rosas blancas.

Pedazos de carne que me arrancaron.



VIII – PINOCHO


El que canta y encanta,

miente.

El que aflora y desflora,

miente.

El que prueba y comprueba,

miente.

Alguien pagará por tanta mentira.

Alguien pagará

por esta mesa mal tendida

y por este plato

que se come solo.


IX – HURLEBURLEBUTZ


Yo soy hija de un Rey.

Yo no despiojo zorros.

Yo les disparo con el peso de todas mis muertes

para hacerlos irreales.


X – LA MUERTE MADRINA


La memoria del cuerpo no podía ser eterna.

La otra,

la memoria del alma,

se cansó de hurgar

entre las piernas de un hombre

que siempre está de espaldas.

Una vela se apaga

y yo no escribí el poema.




Arte:  "Snow White and Rose Red", Michele Lynch
Arte: Anabella López

Arte: "The Hive and the Honey Bee", Lisa Falzon


Arte: "Petit Poucet", Rebecca Dautremer


Arte: "Snow White and Rose Red", Anne-Julie Aubry 

Arte: "Pinocchio", Oleg Douhttp

Arte: Camilla d'Errico

Arte: Natalie Shau

1º Premio Concurso Internacional de Poesía El mundo lleva alas, Editorial Voces de Hoy, Miami, Florida, E.E.U.U. (2012)