jueves, 28 de marzo de 2013

GORDA


GORDA



Se desnuda.

Pobremente.

(La pobreza de los otros,

la vergüenza desempolvada

en los ojos de los otros).



Una percha defectuosa.

Desolada.

(Una mancha de carne,

la vida inmóvil,

la cara apretada

contra el oxígeno que falta).



Nadie sabe.

Nadie imagina.

Y ella atrapa con un hilo

las palomas movedizas

que rehacen su cintura enorme.

Cuando se desnuda.



A veces

(sola)

se descuelga del cuerpo.

Y lo que sobra

se olvida.


   
Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011

viernes, 22 de marzo de 2013

BALADA DE LA QUE QUIERE SEGUIR SIENDO BELLA Y DURMIENTE



BALADA DE LA QUE QUIERE SEGUIR SIENDO BELLA Y DURMIENTE

“He's got the power
 She's got the need” 
Alice Cooper



 Yo miro el sueño

como si mirara la muerte:

con los ojos cerrados.



Yo miro las cosas

por costumbre.

Detrás de la reposada

nitidez de mis párpados

hay un sol oblicuo

que me quema las pestañas:

es el amor que me sacude

y me amenaza

con robarme mi porción de sueño/muerte

(esta deliciosa inercia:

ser y no ser,

nunca ser).



Yo miro a ese hombre

que se acerca

con una espada entre los labios

y sé que él tiene el poder

-yo tengo la necesidad,

pero no quiero abrir los ojos-.



Yo miro su boca

y presumo

que adherida al beso viene

una muerte sin sueño.

Sin sueños.

El vuelo suspendido de las moscas

retoma

su obligado trote de calor.

En la cresta irascible de mi sexo

se despereza

la  mujer dormida.



Cierro las piernas,

con violencia.



No quiero sangrar.

No quiero sangrar.

No quiero sangrar.




Arte: "Flaming June", Frederick Leighton

Mención de Honor Poesía Certamen Literario Internacional “Desafiando silencios III” Homenaje a Nora Cejas, Amigos de las Letras (Agrupación de Escritores de Bragado) y Biblioteca Manuel BelgranoBragado, Bs. As. (2012)


lunes, 18 de marzo de 2013

PASAJERA DE NEGRO


PASAJERA DE NEGRO



Qué busca en la noche

una mujer deleble.

Una acuarela estúpida.

Lavable. Lavada.

(Como Dios manda).

Qué busca lamiendo las estrellas

hasta disolverlas

en un poema mediocre.



La cuestión está ahí,

debajo de su melena felina

Pasado imperfecto.

Futuro descorchando

la saliva de otros

(Qué busca una mujer

en una botella de labios mareados).



El Diablo sabe por Diablo.

Y ella sabe

por muerte repetida

Pasajera de negro.

Un sacudón de llanto

empapando

la curva feroz de su almohada



Su cabeza se juzga simple

como su vagina.

Algo para usar.

(Como Dios manda).

Pero no.

(Las preguntas complican).

Por qué se acaba la carne.

Para qué lustrar los zapatos

si el camino se come a sí mismo.

Entonces las flores.

La rata insolente de la misericordia

(y esos dientes).



Esa mujer se cuelga de los pechos

una triada de fantasmas incómodos.

(El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo).

Y sigue buscando

(cargando)

un cuerpo para nacer

(un cuerpo para morir)

cuando el alba la toca

con palabras vacías.

Arte: "Stella", Natalie Shau
Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011

viernes, 15 de marzo de 2013

DE QUÉ HABLAMOS


DE QUÉ HABLAMOS

A Yvette Vickers



¿De qué hablamos cuando hablamos de soledad?

¿De un baúl de recuerdos que ninguna mano

se atreve a abrir?

¿De una boca que se mueve

-sube y baja, es roja, es negra-

pero se ahoga

en la sequía de las cuerdas vocales?



Hablamos, supongo,

del té que se enfría hasta dolernos

mientras un alfiler de desgano

atraviesa

la telenovela de las cinco.

Alquilar los ojos para llorar

una angustia ficticia

mientras la nuestra palpita,

agazapada como un lagarto,

en el rincón más trivial de la casa.



Hablamos de ausentarnos

mucho antes de morir

-de apagar todos los fuegos

y tachar nuestro nombre en las agendas-

sin que nadie lo note.




Yvette Vickers fue una actriz estadounidense, protagonista de películas de clase B de los años '50,  tales como "Attack of the 50 Foot Woman" y "Attack of the Giant Leeches". En  julio de 1959 posó para la revista Playboy. Su cadáver momificado fue hallado en su  mansión de Beverly Hills a mediados de 2011 y se especula que  llevaba aproximadamente un año abandonado en la casa.


Fotografía: Yvette Vickers 

Del poemario "Cierta condición nocturna", GPU Ediciones, 2013

Poema publicado en la Antología Poética "Tres versos y un lírico", Editorial 3+1 (2011)

Poema publicado en la revista web "Crear en Salamanca"


martes, 12 de marzo de 2013

BLANCO


BLANCO



Jamás volverá a ser

la primavera

un estado de desánimo.



No hay soledad.

Hay un goce predestinado

en el amanecer de la leche

que blanquea tus dientes,

en la media de seda que desmiente

mi tránsito esquivo hacia el olvido.



La noche es una tregua.



Bajo la tela inmemorial del desamparo

se encrespan los azahares.



He aprendido a leer los labios del silencio.



Un ángel se instala en mis costados.

Y adivino que tiene tu nombre.





2º Premio Poesía Certamen de Poesía, Narrativa y Cuentos Humorísticos “Alberto Maritano” 2012/2013, SALAC (Sociedad Argentina de Letras, Artes y Ciencias) Filial San Genaro, San Genaro, Santa Fe (2013)



viernes, 8 de marzo de 2013

LA INFANCIA


LA INFANCIA

 “No era mentira el túnel con orejas de liebre
ni aquella cacería de invisibles mariposas nocturnas.”
Olga Orozco



En el margen de este desorden

 que es recuerdo

 (que es desorden)

se nutren las palabras.

La infancia es un ritual


donde la vida se remueve

de libélula en libélula.

La extensión donde se definen los vientos.

Sangra gotas de miel 
 

como una flor  

con un tajo en la garganta.

La infancia nos toca y desaparece 
 

en su propia luz. 

Se esfuma  

junto al ladrido del perro amado, 

el peso de los grillos y los pájaros, 

la ilusión de eternidad  

de los utensilios de cocina.



El tiempo dirá lo que nadie quiere escuchar.





Arte: "Girl with kittens", Alexander Sokht



miércoles, 6 de marzo de 2013

DESMEMORIA


DESMEMORIA



Así es la desmemoria.

Aporrea la puerta.

Detiene la faringe en pleno vuelo.

Desarregla la luz de átomo en átomo.

Desorganiza nombres,

complicidades.



El abrazo quedó a mitad de camino.

Fue un declive de humo.

Tuve y no pude.

Me tuvieron

hasta que la herida fue algo más

que un grito de lobo.



De mi cuerpo publico lo que queda,

la escoria.

la grava,

el martirio discreto de la sangre.

La vida siempre en obras

y yo

sin poder edificar, siquiera,

una palabra viva.



Los escombros progresan

hasta alcanzar la forma del olvido.

su desagüe flemático,

su muerte de los hechos y las cosas

Apenas soy

lo que amaba en los extraños.



Quizás la vida se trate simplemente de esto.

De descartar fantasmas.




Arte: Sonya Fu

3º Mención Poesía “1º Concurso Letras de Tay de Poesía y Cuento”, Secretaria de Cultura de San Marcos Sierras, San Marcos Sierras, Córdoba (2013)


lunes, 4 de marzo de 2013

ESTABAS DE PIE SOBRE MIS SUEÑOS


ESTABAS DE PIE SOBRE MIS SUEÑOS



Estabas de pie sobre mis sueños 

orillando los bordes de la noche.

Te veía 

como un anatema o un presagio 

filtrándote en cada grieta 

cuarteada en mi vigilia. 

Estabas de pie sobre mis sueños, 

almado y desalmado, 

tu sangre era un desorden de martillos 

claveteando  mi instinto,

tus venas un copioso revoltijo 

de cuerdas  de guitarra. 

Tu piel alfombraba mi desvelo. 

Tu pupila encendía 

el cigarro tribal,

la luna llena, 

el canto arrancado de la zarpa 

contrita del silencio. 

De pie, sobre mis sueños, 

jugabas a extraviarte y a extraviarme 

(había un gato de Chesire  comiendo de tu boca, 

un gato sin sonrisa 

o una sonrisa sin gato, 

y un ejército de naipes obsecuentes 

maquillando una rosa equivocada). 

De pie, sobre mis sueños, 

jugabas a buscarte y a buscarme

(zapatos rojos, 

baldosas  amarillas,

amapolas narcóticas 

y el deseo inmutable

de encontrarnos y regresar a casa). 



Hace mil sueños, 

cuando yo todavía estaba viva, 

estabas de pie sobre mis párpados. 



Nunca quise abrir los ojos 

pero los abrí.

y todo fue pasado.