miércoles, 31 de julio de 2013

ALFONSINA


ALFONSINA

 
 
No hubo sirenas de perfil ondulante,
 
ni besos de espuma,
 
ni ronda de peces
 

(los peces meditaban anzuelos 

y la primavera se enfermaba de otoño; 

octubre meía sus dedos en la llaga, 

suturaba palacios, 

hilvanaba epidemias). 


 
No hubo un mensaje revelador y póstumo
 
en el vuelo casual de una gaviota
 

(nadie dijo la última palabra, 

por los cuatro solsticios de tu cuerpo 

se apagó el alfabeto). 


 
El océano de boca rigurosa
 
tragó tu alma y vomitó tu cuerpo
 

(tu alma, el pan con cicatrices; 

tu cuerpo, la usura de  las algas). 

 
 
No quiero otro poema que idealice
 
tu muerte desolada
 

(tu partida de sal, 

tu despedida  

de pájaro no dicho).
 
Morir nunca fue un arte, morir no es una copla.
 

Morir es hacer paces con todos los silencios.
 
Renunciar  al decir. Declinar el poema.
 



No hubo caracolas bendecidas.

  No hubo huella romántica en la arena.
 
Tan solo hubo un zapato,
 
un huérfano zapato en la escollera.



El que te espera en vano
 
porque sabe
 
que Alfonsina no vuelve. 
 
 


Arte: "Alfonsina Storni", Cátedra Salomé, Diseño Gráfico, FADU, UBA
Proyecto: 100 x 100  ARGENTINOS
Alumnos: Nadia Gutiérrez, Alejandra Vitale, Guillermo Llauradó, María Laura Alvez, Carolina FosterDocente editor: Andrés Bloise
 
2º Premio 8º Certamen Internacional de Poesía “Alfonsina Storni”, Biblioteca Popular y Centro Cultural El Talar, El Talar, Bs. As. (2013)



domingo, 21 de julio de 2013

LA TRAICIÓN DEL CUERPO


LA TRAICIÓN DEL CUERPO 



Este cuerpo dice: 

tengo hambre, tengo frío, 

tengo deudas de carne que costear. 

Tengo que deshacerle la boca 

al eufemismo 

y trazar pájaros, 

trazar una cartografía menuda 

en las manos del invierno. 

Para que la primavera acierte la senda 

y no se dilapide, 

y no se caiga 

antes de encender el farol. 

Mi farol. Tu farol. 

Porque un farol apagado 

es la excusa perfecta 

para no salir de junio, 

para abrazarse a junio, 

sin ritmo, 

sin sudor, 

sin una lengua que razone 

que lamer heridas 

y lamer manos 

(como el perro que se excusa por ser perro) 

no son faenas

para una lengua  abierta a la palabra. 



Este cuerpo dice: 

tengo sueño, tengo urgencias 

que me remueven las tripas, 

tengo que hacer el verso 

y deshacer el verso. 

Y pisarle la tierra a mis abuelos, 

que para eso guardo un abanico 

que se cierra cuando olvido el barco que los trajo 

a esta ilusión de barro y siembra 

y se abre 

cuando mis ojos caen 

sobre una pared agrietada 

y un mar que también es mío.



Este cuerpo dice: 

tengo que vivir.

Te exijo que vivas. 

Y me sacude la muerte. 

Me barre la muerte 

debajo  de la alfombra. 



Un poco más. 

Un poco más.



Este cuerpo me traiciona. 

Alabado sea.





Arte: "My Fake Plastic Love", Shannon Bonatakis

 

miércoles, 17 de julio de 2013

EL VICIO ABSURDO


EL VICIO ABSURDO

A Virginia Woolf

“No son las catástrofes, los asesinatos, las muertes, las enfermedades las que nos envejecen y nos matan; es la manera como los demás miran y ríen y suben las escalinatas del bus.” – Virginia Woolf



Hubieras podido contentarte

con fumar y fumar.

Tus manos tenían

la fisonomía irrevocable del tabaco:

eran palomas grises que medían

la estatura extendida del humo

cuando tus gestos llovían

sobre las palabras.



Fumar no es

un vicio tan absurdo.

Fumar te mata,

pero no tanto.

Fumar no duele.



Hubieras podido contentarte

con emperifollarte para asistir al Derby.

Apostar las voces que ascendían

dentro de tu cabeza

y perderlas.

Apostar los guijarros húmedos

que crecían

dentro de los bolsillos de tu abrigo gris

y perderlos.



Las patas de los caballos no son

un vicio tan absurdo.

Los caballos no calzan

los intransferibles zapatos de los locos.

Los caballos son guitarras

que manipula el viento.



Hubieras podido romper los espejos.

No bastó con cubrirlos.

Debajo de los paños que obstruían

sus pupilas de cristal,

el vicio absurdo seguía entretejiendo nidos sórdidos,

pariendo tempestuosas avecitas carniceras.



¿El vicio absurdo era la musa?

¿O fue la musa la que lo mantuvo a raya,

mientras le fue posible…?



Hubieras podido arrojar tus piedras al Ouse

y volver a tu casa temerosa de la guerra

con los pies secos y el corazón caliente.

Dormirte en un cuarto propio,

sonriéndole  al cadáver

del ángel de la casa

y despertarte blasfemando.



Hubieras podido vivir, Virginia.



Pero, no.

No hubieras podido.



Arte: "Virginia Woolf", Danielle Fraser 

Finalista XVII Premio de Poesía “Raimundo Ramírez de Antón”, Associació per al Foment Cultural de Terrassa, Terrassa, Cataluña, España (2011)


viernes, 12 de julio de 2013

EL POETA Y ALGUNOS


EL POETA Y ALGUNOS

A Reinaldo Arenas


“Tú y yo estamos condenados
por la ira de un señor que no da el rostro
a danzar sobre un paraje calcinado
o a escondernos en el culo de algún monstruo.”
Reinaldo Arenas (La Habana, 1971)



El poeta contempla el Infierno.

Lo vive, lo sabe, lo canta, lo escupe.

Mueve las caderas,

mueve la luna:

la baja hasta sus papeles tristes,

hasta sus manos de maricón tierno.

Algunas veces llora.



La cabeza del poeta es un pájaro enorme.

La boca del poeta es la levadura

donde crecen los cadáveres:

él los nombra,

les da la entidad que se merecen.

No sabe hacer nidos,

pero los abraza.



El poeta no posee límites.

Ataca con el alma.

Contraataca con el cuerpo.

Se rehace

en el manantial de su semen.

“Para la libertad”, dice

y se abraza a la cintura de los peces.

Traduce el mar,

palabra por palabra.



Algunos lo llaman mentiroso,

farsante, resentido.

Le cuelgan la venganza

de su cogote de maricón tierno.

Le señalan las lágrimas y el culo:

“Este puto exagera.

Este puto es un gusano.

¡Viva la Revolución, Carajo!

Viva el dolor,

cuando queda lejos de casa.”



El poeta los mira,

con ánimo de ofender a todos.

Después se muere.



Para que aprendan.




Arte: "Reinaldo Arenas", Pedro Ramón López

Del poemario "La antigua enfermedad del otoño", Ediciones de la Iguana, 2011



jueves, 4 de julio de 2013

UN CACHO DE CULTURA


"UN CACHO DE CULTURA"
AUSPICIADO POR PELTON - RADIO CADENA AM1470, LANÚS

*SÁBADO de 19 a 22 HS*
*MARTES de 17 a 20  HS*

Conducción: Pablo Valsina y Alicia Elena Romero
Colaborador: Ángel Lacabe


SABADO 06/07  Invitados:
* Raquel Fernández, Escritora y Poeta
* Historias de Tango con José Vicente Boesmi su creador
* Grupo Musical "Sólo un momento" con Joel Víctor y amigos

PROGRAMA DEDICADO A: Hugo Alfredo Viscaino Ruiz, de Castelar, Candelaria Rojas Paz, de Tucumán, y  Shirley Vanesa de Villavicencio, Colombia.

Quienes quieran comunicarse durante el horario del programa pueden hacerlo a través de los teléfonos:054-011-4225-7304 y 054-011-4247-6596


Escuchar y ver por Internet: www.cadenaam1470.com
Twitter: @cachodecultura

  

miércoles, 3 de julio de 2013

OTOÑO

OTOÑO

Oro leve, seda vaga,
el otoño predica sus llamas,
su pulsión de alas,
su antología de mariposas tenues.
La belleza está suelta y se decanta
en el labio solícito del viento.

El otoño
es el instante que canta como un mirlo
con el sol asilado en la garganta.
Es la luz promediada en una tribu
de hojas nunca quietas.

El otoño se instala
en los cuatro costados del día.
Amuebla cada hora con sus gestos,
con su mímica rubia.

Yo, la mujer que espera,
soy casi otra mueca del otoño.
Otro compendio de ramas sin reposo.
Otra lámpara de saliva tibia.
Me deshago en un sueño de flores amarillas
y el poema se repite
-como una oración o como un pájaro-
en los nítidos espejos del aire.

Arte: Valeria Ratti Goñi

1º Premio "Juegos Florales de Otoño 2013 -Mis Escritos", Ediciones Mis Escritos, Ciudad de Buenos Aires (2013)


martes, 2 de julio de 2013

LOS OJOS DE CLAIRE


LOS OJOS DE CLAIRE



La vida es la chica que siempre está despidiéndose.

No lo sabemos.

Si lo supiéramos la abrazaríamos.

Tanto.



Junto a la almohada

velamos el agua indivisible.

Nos pronunciamos

en un laberinto de párpados cosidos.

Ella se va.

Deja sus prendas íntimas.

Una ofrenda que cae.

Latido que se obstina a la hora del canto.

Apenas la miramos.

Entretenidos con nuestras jaulas.

Somos lo que somos

cuando se cancelan las rosas.



Yo ensayo la línea que separa

el error del pretexto.

Un ladrido de hambre.

Intento poner mi esqueleto en su sitio

(Nosotras tenemos que comer,

nosotras estamos vivas).



La chica se va.

Quiero abrazarla.

Desplazar los paisajes habituales

y desear todas las cosas.



La vida es la chica que siempre está despidiéndose.

El viaje es de espaldas a la tarde.

Con el sol en ningún lado.

Ella cruza el relámpago.

Se va.

Sus olores se amontonan en las paredes.

Quiero abrazarla.

Los pies sedientos.

Quiero decirle que elijamos el camino más largo.



Entonces recuerdo los ojos de Claire.






Lauren Ambrose, fotograma de la serie "Six feet under" (Alan Ball, 2001/2005)





Distinción del Jurado Poesía Concurso Literario Rotary Club de City Bell, City Bell, Bs. As. (2013)

lunes, 1 de julio de 2013

EDEA - DÍA DEL ESCRITOR 2013


EDEA - Día del Escritor 2013

Ethel Pérsico, más allá del tiempo

5 de julio de 2013, 18:30 hs

Gente de Arte de Avellaneda, Alsina 234, Avellaneda