viernes, 29 de noviembre de 2013

DESTITUCIÓN DEL VERDE


DESTITUCIÓN DEL VERDE 

A George Harrison

  

Era el jardín. 

Mudo. 

La dicha inaugural 

de lo que calla. 

Los pétalos graduales 

(las horas) 

respirando 

en la boca inocente. 



Era el jardín. 

Implícito. 

El rocío 

anticipando 

la espalda  de la tarde. 

El vuelo ensayado del insecto. 

La flor. 

Los animales pequeños. 



Era el jardín. 

La tierra. 

Nunca la cicatriz. 

Porque ha pasado todo 

y no ha pasado nada. 

Y el olvido se hace, 

como el amor, 

como los brotes, 

como una lluvia dulce. 



Pero el cuchillo 

bebió de la sombra, 

la mano que buscó el vaso

dijo la palabra nunca. 



No, no será igual. 

Un poema no alcanza. 

para nombrar lo que no existe. 

El verde no está. 



Hoy es el jardín 

y  ha muerto un pájaro.




Fotografía: George Harrison

Poema publicado en la revista "LAK-BERNA" Nº 6



miércoles, 27 de noviembre de 2013

CANDY DARLING EN SU LECHO DE MUERTE


CANDY DARLING EN SU LECHO DE MUERTE 


Muchacho. Muchacha. Pájaro. 

Criatura sobrenatural 

a la espera de la oscuridad, 

la boca fragmentada 

en pequeños gestos de sed, 

el corazón flotando 

en la memoria del humo.



Muchacho, no. Muchacha, no. Pájaro. 

Repatriando la sangre doliente 

-el abanico de  leucemia que se cierra 

sobre su cuerpo feroz como un poema 

entre ceremonias y vapores-.



Las Muerte es una dulce excusa 

para desnudarse hasta los huesos. 

  

Y brillar.





Candy Darling fue la musa transgénero de Andy Warhol. Apareció en su primera película de “Flesh” (1968). También protagonizó “Women In revolt” ([1971), de Warhol, y más adelante hizo pequeños papeles en grandes películas de Hollywood, incluyendo “Klute” (1971), con Jane Fonda,  y “La Mortadella”, (1971), con Sophia Loren. Falleció a causa de la  leucemia en marzo de 1974.


“La gente puede tolerar la ambigüedad en el arte, pero no en los seres humanos. Como resultado, Candy les dio su respuesta: mujer, no hombre; mujer, no hombre travesti, y no cualquier mujer: una Marilyn Monroe maldita con un pene secreto.” – Caroline Hagood



Arte: "Candy Darling On Her Deathbed", Peter Hujar


Del poemario "Cierta condición nocturna", GPU Ediciones, 2013 

  Premio Poesía XIX Concursos Literario “Leopoldo Marechal”, Dirección de Arte y Cultura del Municipio de Morón, Morón, Bs. As (2013)

Poema publicado en la revista "LAK-BERNA" Nº3


lunes, 25 de noviembre de 2013

PRETTY IN PINK



PRETTY IN PINK 



Todavía no tengo amantes. 

Tengo, sí, 

un sombrero donde guardo los nombres 

de todos los hombres que me quitan el sueño. 

Algunos son altos y rubios. 

Otros tienen la grosera costumbre 

de darme siempre la espalda. 

Todavía no tengo amantes pero tengo un vestido rosa 

y estoy desnuda debajo del vestido. 

Y debajo de mi desnudez están los hombres 

que me mojan el sueño. 

Podría tener amantes si quisiera. 



Todavía no tengo amantes. 

Tengo, sí, 

un mechón de pelo rubio 

para parecerme a Madonna 

y un cuerpo dulce como la lengua de las mariposas. 

El alfabeto del agua me nombra. 

Niña traspasada por el aguijón del alba. 

Heredera del sueño de los peces. 

Todavía no sé 

si quiero escribir poemas o quiero ser feliz. 

A veces siento que mi vestido rosa

es una mordaza.



Todavía no tengo amantes. 

Es 1986 y yo todavía no tengo amantes. 

Tengo un sombrero, 

tengo un mechón de pelo rubio, 

tengo un vestido rosa. 

A veces soy Molly Ringwald. 

A veces soy Kim Basinger.

A veces soy mi madre antes de que la vida 

le cruzara el rostro con una cicatriz de buenas costumbres.

A veces estoy vestida. A veces, desnuda. 

A veces estoy llorando. 

Podría tener amantes si quisiera.




Arte: "Pretty in pink"Crystal Wall Lancaster

Poema publicado en el blog "por qué tiemblan"

Poema publicado en el blog "Mis poetas contemporáneos 2"

Poema publicado en el blog De otros mundos

Poema publicado en el e-book Raquel Fernández - Selección de Poemas , Biblioteca de las Grandes Naciones

domingo, 24 de noviembre de 2013

LA MUJER DE LAS ZAPATILLAS ROJAS


LA MUJER DE LAS ZAPATILLAS ROJAS


A Bettina



Ella fue  la chica de las zapatillas rojas.
La que abrazó a todas sus muñecas
cuando empezaron a menstruar
y les susurró con dulzura
que no tuvieran miedo.
La que se hizo fuego en pocas palabras,
gemela insoslayable
de la combustión de la primavera
(y el polen volando de pájaro en pájaro).


Ella es la mujer de las  zapatillas rojas.
La bailarina.
La que repite en cada pas de danse
la devota costumbre de las alas.
De la libertad  come y bebe.
Para la libertad  sangra.
En su poemabatalla,
en su albedrío  de parición y aparición de soles.
Limpia.


Una gata le camina la sangre,
le afelpa los maullidos.
Sus garras son suaves como las ancas de un sueño.
Sus ojos tienen la lentitud de los cristales.
Pero la fiera embosca
y se rebela
cuando amenazan sus zapatillas rojas.
Sus viejas zapatillas. 


Hechas a mano.


Arte: "Trapped Heart", Natalie Shau 


viernes, 22 de noviembre de 2013

BAUTISMO


BAUTISMO

A Carolina



El cielo se hacía a sí mismo.

Y ella también se hacía a sí misma.

Como un relámpago.

Crecía

dejándose la inocencia

en los cinco sentidos,

lengua en semipenumbra

tanteando pétalos confusos,

lengua rendida al caos de la palabra

palpando el umbral de la boca.

Labios como orillas de una herida

que se abre y se cierra.



El amor prolijo no salpicaba.

Y ella lo quería todo.

Gozaba con dolor el hambre.

El miedo.

El amor prolijo le daba un poco de lástima.

Era santo y seña de los mandatos cumplidos.

Ella crecía

costeando sus minutos con lágrimas.

A veces se sentaba

al costado del camino

y veía a la Muerte retocándose el maquillaje.



Cuando estaba casi concluida,

casi mujer ocupadísima para siempre,

casi ahogada quejándose del agua,

casi paisaje lavable,

alguien soltó a los monstruos.

Ella aprendió a rugir

cuando no pudo darles la espalda.



Entonces se bautizó poeta.



Arte: Marta Orlowska



lunes, 18 de noviembre de 2013

UNA MUJER QUE SE REHACE


UNA MUJER QUE SE REHACE

A Andrea


Una mujer que se rehace
es diez mujeres,
cien mujeres,
mil mujeres.


Una mujer que se rehace,
a mano,
a sangre,
a llanto,
que no devuelve el golpe,
que se cuida de no tropezar con los domingos,
que abre las puertas para ir a jugar
(para ir a vivir)
a sabiendas de que el lobo está afuera.


Una mujer que es extranjera en cualquier sitio
pero señala su mesa,
señala su mantel,
señala su casa,
acomoda sus pájaros en los ojos de todos
como si fuera la dueña del mundo,
acomoda sus gestos  a la sombras
para entrever
lo que queda del día
(un  rabo de luz,
un abecedario de sol que casi llega a la zeta
pero no llega).
Una mujer que repleta su cuerpo
de llamas y lirios vivos,
que se cose y  se borda,
que se teje
con ilusión de araña,
que  se enredó en los pasos de la muerte
pero aún vierte su asombro
en la belleza de una muchacha rubia. 


Una mujer que se rehace
es diez mujeres,
cien mujeres,
mil mujeres.
  
Muy juntas todas,
tomadas de las manos.
Casi amazonas,
casi cazadoras de cielo.
Insoslayables
como una fortaleza de estrellas. 


Arte:   "Peril in the Pits (Rainbow Brite)", Shannon Bonatakis
Poema seleccionado para integrar la Antología Homenaje al Festival Internacional de Poesía “Grito de Mujer", Mujeres Poetas Internacional MPI, República Dominicana (2014)


sábado, 16 de noviembre de 2013

ASÍ TE DESAMO


ASÍ TE DESAMO


Así te desamo.
Rompiéndote en pedacitos
como a una vieja foto heredada de la abuela
donde aparecen los rostros de parientes
que no conocimos nunca
(y nunca conoceremos porque todos están muertos
y olvidados;
sus tumbas deben ser los lugares
más tristes del Universo).


Así te desamo.
Sacándote de mi cama.
Ni sábana de arriba ni sábana de abajo.
Nada que pueda enredarse entre mis piernas,
recoger mis sudores,
velar mi retorno al agua natal,
al boca a boca de la primavera
(vaginas como mariposas sin alas
y los poemas de Neruda ardiendo
debajo del pudor de los pupitres).


 Así te desamo.
Así, así  y así.
Fingiendo que nací para bruja
y no soy la chica que se encoge en el bosque
a merced de la piedad del cazador
(la chica que ni siquiera puede gritar,
pero tiene un contrato a perpetuidad
firmado con los pájaros).


Te desamo cerrándome ventanas.
Recosiéndome heridas.
(Pero sólo hasta la próxima vez, honey,
sólo hasta la próxima vez).
El hombre es el único animal
que tropieza dos veces con la misma piedra.
La mujer, la única que se parte la cabeza.



Arte:  Lesja Chernish
Poema publicado en el blog "bloc de javier"


jueves, 14 de noviembre de 2013

TRECE AÑOS


TRECE AÑOS
A Adriana


Entonces
nos pintábamos los ojos a escondidas,
dibujábamos corazones en libretas de hojas rosadas,
llorábamos en la ducha
(llorábamos porque sí,
porque nada,
porque el mundo era demasiado mundo
y el cuerpo nos apuraba).


Yo tenía quinientas maneras de desobedecer
y vos,
quinientas maneras de decir que sí con la cabeza.
Yo subía dobladillos,
desabrochaba botones,
gastaba  pulgares en jadeos concéntricos,
me soltaba la boca cada vez que podía.
Vos escondías los sudores entre los sucedidos
del libro de historia de Ibañez,
mantenías la piel  cautiva repitiendo
je suis, tu es, il est.


Las dos teníamos trece años
y soñábamos con haber nacido en la época de Los Beatles. 



Yo tenía quinientas maneras de morirme
y vos,
quinientas maneras de resucitar cada mañana.
Nos había tocado encontrarnos
porque sí,
porque todo. 



Las dos teníamos trece años
y nos queríamos tanto.





Arte: "The Things We Have Lost", Shannon Bonatakis

Finalista Poesía 13º Certamen Internacional de Poesía y Cuento Breve “Mis Escritos”, Ediciones Mis Escritos, Ciudad de Buenos Aires (2014)

Poema seleccionado para integrar la Antología "Rutas, un recorrido por los diversos senderos poéticos del país", "Colección Rescate Poético", Punto de Encuentro Editorial, Ciudad de Buenos Aires  (2015)

Poema publicado en el e-book Raquel Fernández - Selección de Poemas , Biblioteca de las Grandes Naciones

miércoles, 13 de noviembre de 2013

AMAR ES LO ÚNICO (JESÚS DE LA VEGA)



Amar es lo único

que puedo ofrecerle

agarrado al vuelo

de sus mariposas...



Su boca es el cielo

purgatorio, infierno

prefiero el averno

cuando vos el fuego.



Si seca mi boca

en su mar salado

lameré el veneno

que la vuelve loca

en la grieta abierta

que nunca ha cerrado.



¿Qué importa si puedo

tenerla un segundo?

o eterno leerla

suplicando a Dioses

blasfemando Ólympos

es que ¿no comprende?

- quien miró en su espejo

nunca se conforme

con persona simple

si vio lo complejo-



El amor es fiel

a cada instrumento

y busca el sonido

entre sinfonía

Raquel es violín

donde mucho viento,

su cuerda la vibra

que todos querrían.



Y entre los fantasmas

humana que brilla

que siembra semilla,

pues sepulturera

en el campo santo

deja tras nosotros

jardín de colores,

¡dichosa la muerte

si nutre la tierra!

feliz la memoria

que todos recuerdan

tejida en estrofas

y en poetisa canto.



En plaza redonda

donde yo me encuentro

presumo sincero

como sé que tantos,

que amarla es sencillo

leyendo el poema

que teje Raquel:

mujer verdadera,

de notas extremas

amante vintage

de tiempos soñados.



Lo siento, no puedo

jamás ya amaré

hombre sin marcianos

mujer sin poemas.




JESÚS DE LA VEGA

 




Arte: "She Had Flowers In Her Hair", Adrian Borda