sábado, 28 de marzo de 2015

jueves, 26 de marzo de 2015

EAU DE PARFUM


EAU  DE PARFUM



Vos sabías desordenarme.

Sabías tocarme ahí

donde nacían todos los olores,

donde el poema más feroz comulgaba

con el dictamen de la sangre,

y yo mugía como un barco

o como un trueno,

y relumbraba como como un pájaro acostado

en la línea más caliente del verano.



(Entonces mi cuerpo era

una nube, un cuadro,

una siesta, un libro de misa,

un lápiz azul mordisqueado en la punta

y sumaba todos los perfumes

porque yo era todas las cosas).



Desnuda, entre tus dedos,

era el olor del Universo. 




Arte: "Bird of paradise"Alexander Grahovsky

3º Premio Sección Poema 14º Concurso Nacional en Poema y Narrativa de Azul, Secretaria de Cultura y Educación de la Municipalidad de Azul, Azul, Bs. As. (2015)

Poema publicado en el blog De otros mundos


domingo, 22 de marzo de 2015

GRITO DE MUJER 2015 BERAZATEGUI ARGENTINA


Grito de Mujer 2015 Berazategui Argentina

El día domingo 15 de marzo 2015 se llevó a cabo en el Museo del Vidrio de la ciudad de Berazategui en Buenos Aires Argentina, uno de los eventos asociados a la cadena mundial del Festival Internacional de Poesía Grito de Mujer. El evento fue coordinador por Margarita Mangione del Grupo Literario Almafuerte. Dentro del programa del Festival, fueron presentados dos libros: Interrumpidas, de Raquel Graciela Fernández que recibió el 1º Premio en Miami, con poemas para mujeres muertas por violencia sexual o familiar, vulgarmente llamadas violencia de género. Elisabet Cincotta y Margarita Mangione iniciaron las palabras de apertura y la explicacion del significado el lema Mujeres de Luz y el Año Internacional de la Luz, ademas de la celebración del 5to. Aniversario del festival en el mudno. A continuación, los miembros del grupo Literario Alamfuent se intercalaron presentaciones, lectura de poemas con música. Hubo masas y café gentileza de la Secretaría de Cultura y Educación que además del ágape y el lugar, puso a disposición personal de atención.

Raquel Graciela Fernández, leyó tres poemas de su libro "Interrumpidas". Uno dedicado a Rosana Galliano. Ana Unhold, cuyo libro Patitas de alambre, escrito en colaboración con el escritor Edgardo Palacios, es un informe periodístico sobre prostitución infantil que ha sido declarado de interés en varias partes de nuestro país y el mundo, lo ha presentado en nuestra Feria del Libro en octubre, y luego en infinidad de lugares, entre ellos Ecuador, Guatemala y Madrid.

Los tres artistas participantes se intercalaron con los durísimos temas referentes a las muertes de tantas mujeres en todo el mundo, pero sobre todo, en Argentina, ya que desde la muerte de Wanda Taddei, quemada por su marido, hubo un terrible aumento de casos de mujeres quemadas, como si eso hubiese sido un ejemplo para los violentos asesinos.

Actuaron en primer lugar el dúo compuesto por Carlos Guzmán y su hijo Sebastián. Qienes siempre apoyan los encuentros. Carlos Canta y su hijo lo acompañó con la guitarra cantaron temas románticos. Luego dos de los integrantes del conjunto folclórico argentino "Buscando Horizontes" Sandra Mina y su esposo Alan Altamira, nterpretaron temas un poco más alegres, y la gente respondió con palmas y levantándose a bailar. El cierre fue con Alex Acuña, cantante del Grupo La Mezcla, artista de la Secretaría de Cultura y Educación. Actuó solo, y como eran temas muy movidos, salsa, cumbia, etc., la gente salió a bailar con muchas ganas.

A todos los asistentes se les regalaron souvenires en formas de mariposas azules realizadas artesanalmente que donó Elisabet Cincotta, simbolizando a las hermanas Mirabal, homenajeadas del festival adjunto con un poema en la modalidad Landais, también impreso por ella. La fotografía estuvo a cargo de Marta Beatriz Mangione. El evento comenzó a las 17.00 hs. y terminó casi a las 23.00 hs. La cantidad de horas de duración es prueba de que gustó muchísimo.




jueves, 19 de marzo de 2015

LA BESTIA PÚRPURA


LA BESTIA PÚRPURA

"Morir es un arte, como cualquier otra cosa. Yo lo hago excepcionalmente bien".
Sylvia Plath



I

Hace tiempo me vestí de cenizas.

Es inútil que intentes

desnudarme de un solo tajo.



II

Exvotos de pena enhebrados

con delicados hilos de saliva

regateada a los besos,

mis días:

ofrenda impura,

altar desfigurado por las sombras,

doloroso misal de sangre.



III

Tanto dolor

se guareció en mi piel

como una costra antigua.

Eventualmente

algún amor suicida

escarnece mi instinto sometido

con alfileres de dicha.

Me abrazo al grito

cuando cae la noche

y el pavor me interroga,

y perezco

ante la imposibilidad del alba.



IV

Adicta

a las flores de trapo

y a las lápidas

donde escribo mi nombre,

me balanceo en la cornisa de la noche.

No sé cómo no caigo

en ese agujero negro

que vomita mi rostro dibujado

con luceros de escarcha.



V

Mis dedos febriles

hurgan en la grieta que tu amor

abrió en mis muros a dentelladas.

Ahora te sangran los labios

y tu beso me devora

con una tibieza insólita.

Temo dañarte

y hundo mis navajas en tu corazón

en un rito cruel que me despedaza.

Temo que no me veas

y te atravieso los ojos alucinados

con alfileres de llanto.



VI

Hace siglos me desposé con las sombras.

Fui la novia desnuda

debajo de tules raídos

y desdichadas rosas de plástico.

No pude concebir tu nombre.

Me tragué la impaciencia

de la primavera.

Y le abrí las piernas

a la desesperanza.



VII

Con el esparto tenaz de mis venas

te amarré

al olor de mis lágrimas.

Mis palabras se adhieren a tu lluvia

cuando el poema tiembla

y mi risa

es un pájaro en fuga.



VIII

Un ramalazo de silencio

prologa

el morboso ritual devenido en urgencia:

el diezmo de mi cuerpo

sobre tu palma abierta,

mis jugos en tu boca

y mi tristeza,

siempre mi tristeza:

el hachazo arrogante perturbando

tu cerebro perfecto.



IX

Hubo otros

que escalaron mis muslos

y clavaron banderitas de colores

en todos los orificios de mi cuerpo.

Pronunciándose a favor

del cese de hostilidades,

pretendieron

extirpar el llanto

con sus favores.

Ninguno recordó mi nombre

cuando firmó con ausencia

la abolición de la primavera.



X

Agazapada

en la clepsidra muda de la infancia,

resuella,

recita veranos sin mares,

catafalcos prematuros,

miedos atávicos.

Se llama tristeza

la bestia púrpura que rasgó,

con un bisturí de plata,

el delicado himen de mis sueños.





Poema publicado en la Revista "Palabras Diversas" Nº 51


lunes, 16 de marzo de 2015

FILO


FILO



I

Tu abanico de llamas intensifica

el fuego húmedo del beso.

El amor es una bestia ambiciosa

cosiéndonos la piel

con refulgentes  hilos de saliva,

sembrando hipótesis celestes

en la geometría incendiada de los cuerpos.




II

Una rosa  se desangra

en la espina dorsal del hambre

como un alado escalofrío.

Entonces los pájaros

se beben la tormenta de mi boca

y tu lengua traza

el gesto huidizo de mis piernas,

el rubor ardoroso de mi vulva.




III

Un evangelio de hervores

se descalza

en los párpados florecidos.

El filo de la desnudez recíproca

le tala la garganta a la mañana.

Y la noche se reconstruye, eterna,

en un orgasmo abierto de par en par

como una epifanía.





Arte: "Crossed", Sarah Bishop